La vulnerabilidad del paciente oncológico al sol viene dada por los efectos colaterales de las terapias antineoplásicas, la alteración de la barrera cutánea, hiperpigmentaciones e hipopigmentaciones cutáneas inducidas, la fotosensibilidad, tumores cutáneos secundarios y la edad entre otros.

 Durante un tratamiento oncológico la piel deja de regenerarse y está mucho más sensible y deshidratada debido al efecto de los fármacos. Por esta razón, te aconsejamos que cambies algunos hábitos para conseguir una piel hidratada y no tengas ninguna molestia o irritación.

Recomendaciones para pacientes oncológicos que incluirán  consejos y cuidados:

1. Siempre que salgas a la calle, aplica un Protector Solar SPF50+. Es muy importante que protejas tu piel. La forma de aplicación debe de ser  en cantidad y con una frecuencia correcta  (cada dos horas). También puedes utilizar filtros físicos como gorros.

2. No realices tratamientos agresivos como exfoliaciones, limpiezas de cutis, manicuras, pedicuras, depilación o frotar. Si lo haces puedes dañar tu piel y empeorar su estado.

3. Después de la ducha, sécate sin frotar, es recomendable hacerlo con ligeros golpecitos, de forma suave. Utiliza geles específicos para pieles sensibles.

4. Realiza hidratación diaria con una crema facial y corporal muy nutritiva para pieles sensibles, dermocosmética oncológica.

5. Utiliza productos sin alcohol y que no contengan sales de aluminio,  ni conservantes ya que pueden ser irritantes para tu piel.

 

En nuestra clínica, nuestro objetivo es la información y valoración de la piel del paciente e intentar evitar dentro de lo posible ciertos efectos secundarios, realizando una medicina preventiva.

Teléfono
941 50 12 90
Dirección
C/ Pedregales nº 8 Bajo Logroño - La Rioja
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo Rechazar