Radiofrecuencia facial Accent antes y después del tratamiento

Mejora la flacidez sin cirugía

Qué es y para qué se  utiliza

Son unas ondas de radiofrecuencia que se aplican sobre la piel, actúan sobre el tejido conjuntivo de la dermis contrayéndolo y activando a los fibroblastos. Se consigue de esta manera que dichas células produzcan colágeno y se mejoren las pequeñas arrugas y la calidad de la piel reduciendo la flacidez.

Cómo se realiza el tratamiento de radiofrecuencia

Tras informar y valorar al paciente se le realiza un estudio fotográfico y una historia clínica.

El número de sesiones variará en función del estado de la piel de cada persona, siendo aproximadamente entre cuatro y seis sesiones. El intervalo entre las mismas es de tres o cuatro semanas.

Las ventajas del tratamiento son: no es doloroso, no precisa anestesia ni periodo de recuperación. Los resultados se pueden apreciar desde la primera sesión. Se pueden combinar con otros tratamientos.